Economía Subterránea

Re-emplazar el IVU por el Impuesto al Valor Añadido

El IVU aumenta la economía subterránea (i.e., la actividad económica realizada fuera del monitoreo gubernamental) dado que es difícil de fiscalizar. La propuesta de regresar al arbitrio que se cobraba en los muelles no es lo mejor pues también era evadido. Peor aún, el arbitrio era más oneroso por el efecto cascada: el importador y el detallista imponían su margen de ganancia al arbitrio y al costo del producto, convirtiendo el arbitrio del 6.6% en más de un 10% para el consumidor.

 

Uno de los consensos entre economistas es que el mejor impuesto al consumo es el IVA (impuesto al valor añadido). Éste lo pagan el importador, el detallista y el consumidor (la cadena de valor añadido). Así no sería grave el efecto cascada, pues el importador toma como crédito lo que pagó en el muelle y el detallista lo que le pagó al mayorista, promoviendo la fiscalización mutua. Así se cierra el atajo que tienen actualmente algunos empresarios, reduciendo la economía subterránea. Los que importan vía directa también pagan, evitando la complicación reciente con la arbitraria exención a algunos mayoristas que le venden a las megatiendas.

 

El IVA lo usa la inmensa mayoría de los países. Aquí sabían que el IVA era mejor, pero no lo implantaron porque era más complejo y aumentaría los costos, y porque la mayoría de las ventas al detalle ocurren en megatiendas con lo que supuestamente facilitaba la fiscalización.

 

Al final resultó que el IVU es más complejo, es más costoso con el IVU Loto, y que no hay voluntad o recursos para fiscalizar las megatiendas. De hecho, levanta sospechas el que las megatiendas digan que no comprarán localmente si tienen que pagar IVU (aun cuando pueden tomarlo como crédito). Al cobrar también el impuesto en el muelle, las megatiendas se ven obligadas a no cambiar su patrón de compra.

Voting

Awaiting Votes
Voting in Progress
Active
Idea No. 312