Economía Subterránea

Propuesta para estimular el ahorro, la inversión y la economía.

Propuesta para mejorar el problema fiscal y económico de Puerto Rico.

 

La propuesta que someto atiende o tiene efecto de alguna forma sobre las cuatro categorías sobre las cuales se nos invita a participar.

 

Tendrá los siguientes resultados: (1) disminuirá la evasión contributiva considerablemente, (2) aumentará los depósitos en las instituciones financieras en Puerto Rico al estimular el ahorro, y por ende la inversión ya que el ahorro es la base de la inversión, (3) le permitirá al gobierno refinanciar las obligaciones existentes a unos intereses más bajos, (4) creará un sistema de retiro para todos los contribuyentes individuales en Puerto Rico, (5) atraerá a Puerto Rico personas con capital, de los Estados Unidos y otros países del mundo. Todo esto estimulará la economía, creará miles de empleos y podrá ayudar en sacarnos de la recesión económica en que estamos y de la que aparentemente no podemos salir.

 

La medida que propondré tiene que ver con el sistema contributivo y sólo aplicaría a las contribuciones sobre ingresos de individuos residentes en Puerto Rico. No se extendería ni a las contribuciones sobre ingresos a corporaciones o las contribuciones sobre ingresos a no residentes.

 

Mi propuesta es la siguiente: el gobierno pospondrá el momento en que recibirá parte de las contribuciones sobre ingresos de individuos para luego del fallecimiento del contribuyente pero el contribuyente aportará la contribución sobre ingresos en el año en que recibió los ingresos tributables. ¿Cómo haríamos esto? Sería algo parecido a las cuentas IRA o los planes Keogh. La Legislatura crearía mediante legislación un fideicomiso donde el Estado sería el fideicomitente, las instituciones financieras (bancos, compañias de seguro, cooperativas) serían los fiduciarios y los contribuyentes los fideicomisarios o beneficiarios temporales mediante la apertura de una cuenta a nombre del contribuyente.. Para fines de discusión llamemos dicha cuenta como Cuenta Fiduciaria (CF).

 

¿Cómo operaría esta propuesta? Todos sabemos que si el contribuyente es un empleado, el patrono le retiene al momento de pagarle su jornal o salario las contribuciones que deberá pagar el contribuyente al rendir su planilla el año siguiente. Si trabaja por cuenta propia el contribuyente debe rendir una declaración de contribución estimada trimestralmente e incluir el pago correspondiente con dicha declaración. Bajo la presente propuesta en lugar de que las contribuciones sobre ingresos de los asalariados y los que trabajan por cuenta propia sean recaudados por el Departamento de Hacienda, los contribuyentes abrirían cuentas en las instituciones financieras, mediante el esquema legal ya mencionado anteriormente y depositarían la totalidad o parte de las contribuciones sobre los ingresos del corriente año en dichas cuentas de acuerdo a lo que vamos a sugerir en el próximo párrafo. Al preparar su planilla de contribución sobre ingresos en o antes de abril 15 del próximo año, al calcular su responsabilidad contributiva para el año contributivo, tomarían un crédito contra la responsabilidad contributiva determinada por los ingresos en el año anterior, por la cantidad del crédito que la Ley otorgaría y que sugerimos en el párrafo siguiente.

 

Mi sugerencia sería que este crédito contributivo contra la cuenta Cuenta Fiduciaria (CF), se otorgue de acuerdo a la edad que tenga el contribuyente. Por ejemplo si el contribuyente es mayor de 70 años podría tomar un 100% de crédito contra la contribución a pagar en el año , si fuera mayor de 50 años y menor de 70 tomaría un crédito hasta un máximo de $1,000.00. Si fuera mayor de 30 y menor de 50 años tomaría un crédito hasta un máximo de $500.00 Si fuera menor de 30 años el crédito sería hasta la cantidad de $250.00. (Esto es una sugerencia ya que no tengo acceso a la base de datos del Departamento de Hacienda para hacer una propuesta más ajustada a la realidad de los recaudos por edad).

 

Sugerimos un 100% de crédito para las personas mayores de 70 años, ya que la expectativa de vida en Puerto Rico es de alrededor de 79 años. De modo que estadisticamente el Departamento de Hacienda estaría recibiendo esos fondos en un tiempo relativamente corto y por otras razones que discutiré más adelante.

 

Esa edad de 70 años se podría ir reduciendo anualmente hasta que todos los contribuyentes puedan tomar un crédito de 100% sin importar la edad, o ir aumentando la cantidad del crédito que se concede anualmente a los contribuyentes en edades menores de 70. Debemos aclarar a modo de ejemplo que si un contribuyente tiene que pagar por contribuciones en exceso de lo que concede el crédito de acuerdo a su edad, depositaría en la cuenta CF hasta la cantidad que concede el crédito. Cuando llegue al límite el exceso se remitiría al Departamento de Hacienda según se hace actualmente. Por ejemplo si tiene menos de 30 años y tiene que pagar en contribuciones $1,000.00, aportaría a la cuenta CFC $250 y los $750.00 se remitirían a Hacieda tal como se hace actualmente.

 

Mientras el contribuyente este vivo, como beneficiario del fideicomiso establecido mediante la Cuenta Fiduciaria, recibiría los réditos que produza la cuenta durante el año. El Estado como el fideicomitente de la cuenta mantendría la propiedad sobre la cuenta hasta la muerte del contribuyente, evento que produciría la transferencia completa del título de la cuenta al Estado (Departamento de Hacienda). Los réditos que produzca la cuenta durante el año por intereses, dividendos y ganancias de capital, se tributarían a una tasa de 10% y el contribuyente podría retirar la ganancia en cualquier momento sin penalidad alguna. Esto permitiría inyectar dinero a la economía lo que proveería un estímulo a la demanda por bienes y servicios.

 

Como mencioné al principio uno de los efectos de esta propuesta es que reduciría la evasión contributiva. Si el contribuyente sabe que lo que pague o parte de lo que pague en contribuciones le estará produciendo beneficios por el resto de su vida, creo que cualquier reticencia a pagar contribuciones sobre ingresos disminuirá.

 

Otro de los resultados de esta propuesta sería el aumentar los depósitos en las instituciones financieras del país: bancos, cooperativas, compañías de seguro. Estos serían depósitos a largo plazo, lo que permitiría financiar actividad productiva a largo plazo.

 

El Estado podría refinanciar la deuda pública existente a unos intereses más bajos. Dado que el Estado mantiene la propiedad del dinero depositado en dichas cuentas, podría tomar prestado a unos intereses más bajos ya que lo depositado en dichas cuentas podría colaterizar la deuda que se emitiera. De esa forma se podría refinanciar mucha de la deuda ya emitida a unos intereses más bajos ya que es una deuda asegurada.

 

Uno de los problemas más graves que tenemos, es la falta de recursos que experimentan las personas cuando llegan a una edad avanzada. Todos sabemos que el seguro social y los planes de retiro públicos o privados no proveen los ingresos que necesitan las personas que llegan a la mayor edad, salvo algunas excepciones. Esta razón nada más serviría de incentivo para que más personas cumplieran con su responsabilidad contributiva.

 

Se ha mencionado que los puertorriqueños tienen invertidos más de $15 mil millones ($15 billones o millardos) fuera de Puerto Rico. Esta propuesta estimularía a muchos puertorriqueños a repatriar sus riquezas a su país. Pero no solo los puertorriqueños, creo que con la debida publicidad muchos residentes de Estados Unidos y aún de otros países considerarían mudarse a Puerto Rico, aunque sea por 183 días al año para beneficiarse de esta medida. Creo que esto es mejor que lo que aprobó la pasada administración para los millonarios que se mudaran a Puerto Rico.

 

En el año fiscal 2012-2013 se recaudaron $2,079 billones en contribución sobre ingresos a individuos. Es posible que inicialmente la presente propuesta pueda afectar negativamente las recaudaciones en este renglón.

 

Algunas medidas que se podrían tomar para compensar una reducción en la contribución sobre ingresos a individuos serían las siguientes:

 

(1) las personas que opten por rendir la planilla y acogerse al crédito sugerido en nuestra propuesta no podrán tomar deducción por cuentas IRA o por planes Keogh,

(2) transformar el IVU en un IVA (impuesto al valor añadido),

(3) ampliar la base de recaudación del IVU o IVA,

(4) revisión a los créditos que actualmente se otorgan,

(5) aumentar la tasa contributiva por ganancias de capital,

(6) un impuesto comenzando en $100 al momento de renovar el marbete a los vehículos de motor con valor de tasación de $20,000 o menos e ir aumentandole $50 por cada $10,000 que aumente el valor de tasación del vehículo. En Puerto Rico hay registrados sobre 3 millones de vehículos de motor por lo que ese impuesto produciría sobre $300 millones al año.

(7) aumentar arbitrios de compra y los impuestos al renovar anualmente a motoras acuáticas, four tracks, yates de lujo.

(8) Aumentar tasas contributivas a individuos y corporaciones temporalmente en los renglones de ingresos más altos. Estos serían impuestos temporales que se eliminarían o reducirían según mejore la economía. Estoy consciente que en una recesión la receta no es aumentar impuestos sino aumentar el gasto o reducir los impuestos para aumentar la demanda agregada, pero Puerto Rico no controla su política monetaria, pero si puede usar su autonomía fiscal.

 

A medida que vayan aumentando el monto de los depósitos en estas cuentas, las contribuciones temporales se podrían ir eliminando, porque una de las recomendaciones en la propuesta es tributar las ganancias anuales en las cuentas CF a una tasa de 10%. De manera que según vayan aumentando los fondos en esta cuenta (CF) se irían recaudando más contribuciones que no afectarían al contribuyente directamente ya que el impuesto es a las ganancias que tenga la cuenta CF en el año.

 

N. Santana - ns8707@gmail.com

Voting

Awaiting Votes
Voting in Progress
Active
Idea No. 323